terça-feira, 24 de abril de 2018

Vencer


Una larga batalla en busca de una sociedad más justa. Mirando hacia atrás en mi vida, y a mi alrededor, veo que ha sido y sigue siendo una constante. Amanecí a la política en el intento colectivo por abrir la universidad más allá del clasismo elitista y excluyente. Muchos años después, las luchas siguen en la misma dirección. Ha habido muchos progresos, que debo saludar. Me hacen pensar que todo este esfuerzo no ha sido en vano. Hay movimientos sociales que abren espacios para la integración de la universidad con los barrios. El conocimiento académico, si no se nutre de la experiencia y del saber popular, reproduce y refuerza la alienación intelectualista. El divorcio entre lo que pienso y lo que hago, lo que soy y lo que predico, lo que quiero y lo que efectivamente realizo. Es un trabajo de hormigas la educación, cuando se la quiere libertadora y humanizadora, y no meramente entrenadora, adiestradora. Aprender a pensar es ver el mundo con ojos propios. Conocerme para integrarme de manera creativa y fecunda en la red social. Ser capaz de mirar hacia mi propio interior y atreverme a tomar decisiones valientes en relación al ser que soy. Ver las culpas que pude haber ido incorporando sin darme cuenta, y que hacen que me sienta obligado a cargar el mundo en mis espaldas. Yo no necesito satisfacer las expectativas de nadie. Estoy para mí, solamente para mí. Solamente cuando me pongo de pie sobre mi propia historia, descubriendo el poder increíble que deriva de mis luchas y fracasos, de mis intentos y debilidades, es que de hecho me incorporo a la existencia de manera triunfal. Recuperar la atención y la percepción, traerlas de vuelta a mi comando, rescatándolas de las deformaciones impuestas por el consumismo, el adoctrinamiento, los condicionamientos, la masificación. Aprender a decir que no. Reafirmar radicalmente y esencialmente el sentido profundo y pleno de cada uno de mis actos. Cada uno de los instantes que tengo la gracia de vivir. Cada pequeña cosa, cada respiración, ¡es tan importante! ¡Estar aquí, en este exacto momento y lugar, al borde del crepúsculo, es tan tranquilizante! Ser capaz de amar, sabiendo que el amor es más que afecto y deseo y placer. Es una puerta que se abre y se sigue abriendo sin cesar, hasta ponerme del todo del lado de la eternidad. Mantener aquella inocencia de niño, esa fragilidad que me hace vivir de una manera despreocupada y flexible, sin tantas prevenciones ni preparativos.

sexta-feira, 20 de abril de 2018

La visión poética


La visión poética
Unifica el mundo
Detiene el tiempo
Eterniza

quarta-feira, 18 de abril de 2018

Unidad

El amor es una frecuencia. Es el lenguaje en que está escrito el universo. Cuando yo amo, me uno a lo eterno. Cuando esto sucede, es una sensación sin igual. Todo es como debe ser y todo está en su lugar. No hay nada mejor que esta sensación. No viene de la nada. Está desde el comienzo de la vida (y aún antes), y permanece todo el tiempo, si es que he sido capaz de ir aprovechando las oportunidades para irme abriendo al universo. Muchas veces han sido las circunstancias dolorosas las que me han ido abriendo a la unidad. Han ido creando dentro de mí el río interno que ahora me lleva al mar sin fin. No siempre estoy sintonizado con esta frecuencia. Me pierdo, me olvido, doy muchas vueltas, y vuelvo. Algo me trae de vuelta siempre. Recuerdo unas palabras de la Escritura, que dicen: “Tú nos alimentas con pan de lágrimas.” No es una apología del sufrimiento, sino una invitación para comprender. Yo puedo comprender cómo es que el dolor me ha ido haciendo capaz de integrarme a la realidad. Cómo es que las huellas del pasado doloroso, me han marcado dejándome tareas cotidianas. En esas tareas de reconstrucción interna de sentidos, de recuperación de mi propia identidad, de intentos repetidos por enraizarme y estar presente y atento, es que me voy haciendo parte de la totalidad que me incluye. Me asemejo a las personas que me rodean, con quienes convivo, y las que voy conociendo. Todas ellas también se han abierto paso a través de circunstancias dolorosas. Esto es lo que nos une, a los humanos. Esto es lo que crea comunidad. Así se puede florecer. Entonces ya no hay tantas fronteras, o no hay ninguna frontera. Jesús es una invitación a esta comunión eterna con el infinito. Es la superación de todas las separaciones. Es la unidad amorosa con todo. La Terapia Comunitaria Integrativa es una experiencia de vivencia de la unidad más allá de las diferencias de clase social. El arte es también un camino de unidad. Todo es convergente.

sexta-feira, 23 de março de 2018

Buen trato



No me quejo por ser como soy ni por estar como estoy.
Hacerlo, sería ignorar mi trayectoria de vida y mi historia familiar.
La forma como actúo y pienso, veo y ando, siento y deseo, resulta de lo que fue mi vida desde el comienzo.
Así, mis “virtudes y “defectos” son marcas de fábrica.
Trato de aceptarme como soy y como estoy.
Saberme así, quererme así. No condenarme. No culparme. 
Amarme así como soy, así como estoy.

segunda-feira, 19 de março de 2018

Ahora Brasil

La ejecución de Marielle marca el final de la tolerancia posible al régimen de terror en vigor en Brasil. Ahora es el momento de saber que el próximo puedo ser yo, puede ser cualquiera que le haga frente a la delincuenca impune que gobierna este país. Ahora es el momento de saber que no puede haber marcha atrás. Ahora es hasta bajar al régimen fascista. Bajar a la dictadura blanca. Ahora es el Brasil negro, pobre, excluído, que va a barrer del mapa la barbarie impuesta por el capital. Ahora va a ser la revolución social postergada desde el comienzo de esta nación. Van a ser los indios, las mujeres, los sin casa, sin trabajo, sin salud, sin tierra, sin escuela. Ahora Brasil. A vencer o vencer, porque no hay otra alternativa. Esto es lo que Marielle enseña. Todas las muertes son un aviso. Todas las muertes son una advertencia. El próximo puedo ser yo. El próximo seré yo si me quedo quieto, si el terror me paraliza, si el miedo me mantiene mirando a otro lado, mientras matan a quien estaba a mi lado. El miedo no puede seguir gobernando. Basta de terror. Basta de asesinatos. Basta de narcolegisladores. Basta de golpe de estado. Basta de prensa fascista, que incita al odio y a la violencia. Basta de estupidez. Basta de imbecilidad, que cierra el entendimiento y tapona la percepción. Basta de fuerza bruta. Ahora Brasil. Ahora humanidad de pie.

Todos somos defensores dos direitos humanos


As calúnias e a difamação são crimes. A apologia do delito também é. Devem ser denunciados. Não se pode deixar que este tipo de criminalidade siga destruindo reputações, pondo em risco ainda maior um tecido social gravemente danificado. Denunciar é preciso. A tentativa de desqualificar as vítimas é antiga. Não deve ser tolerada. Afora o recurso à justiça, existem também organismos de direitos humanos, nacionais e internacionais, que podem e devem ser acionados.  

sábado, 17 de março de 2018

Insistiendo

Es necesario tener un lugar adonde ir.” ( I Ching. El libro de las mutaciones

Ir a un lugar a salvo de las tempestades. Un lugar seguro. La oración. Dios. Mi familia. La belleza circundante. 

La certeza de que en medio de la oscuridad, brilla la luz eterna. Trato de ir por allí. Dentro de mí, hay una fuente de fuerza infinita. 

Hay también gente alrededor, con la cual voy sumando, tratando de enfrentar juntos la violencia, los miedos, la auto-depreciación. Trato de no perder la esperanza, mirando la vida que me tocó vivir, y el florecer que hoy me es dado vivenciar.