quinta-feira, 4 de dezembro de 2008

Este año Mendoza

Un exilado de Godoy Cruz, Mendoza, hoy viviendo en Cabo Branco,Paraíba, recuerda, 32 años depués, el hoy (presente de deus). Obrigado.

Este año Mendoza se acordó de mí. 32 años después. 55 años después. Roberto Vélez, Rolando Concatti. Carmelo Cortese. Paco Martín. Graciela Cousinet. Marcelo Nazar. Conservate en el rincón donde comenzó tu existencia, dice el Martín Fierro. Vaca que cambia de querencia se atrasa en la parición. Pues me atrasé, sí, madre. Me atrasé, Mendoza. Años después, volví a nacer en tu seno, de tu seno, de tus mis montañas. Descubrí que pertenezco a tu historia, pertenezco a vos. Te pertenezco. Mi madre ya no anda por la calle Clark con su mirada en el Dios que amó toda su vida. Mi padre anda cuidando de sus plantas, como siempre. Y un ocho de diciembre, este Rolando Lazarte egocéntrico y febril, el loco Lazarte, atravesaba la frontera en 1977. Dainel Roitman rumbeaba para los States. Roberto Vélez en prisión. Paco Martín a Colombia, Aldo Isuani a Pittsburg. Paco volvería a Brasil, donde nos encontramos en 1982, creo, yo trabajando con los curas de la pastoral do migrante. Nada puedes decir que no haya sido ya dicho, cantan Los Beatles, esos sabios musiqueros. Gladys Guíñez en algún lugar de la provincia de Buenos Aires. Alcia Hisrchhorn por allí también. Lelia García en Mercedes. No nos hemos dispersado. Apenas los cuerpos están separados. Un solo corazón. Un único sentir nos congrega. El canto de la tierra. El MEDH, de la calle San Lorenzo, se acordó de este hijo pródigo, egocéntrico y loco. Ahora terapeuta comunitario y de la iglesia de los pobres. Ana Vigarani, Dom Fragoso. Camilo Torres. Dom Helder Câmara. Alder Júlio. Paulo Freire. Mendoza se acuerda de quien se acuerda de Mendoza. ¿Cómo olvidarte, tierra querida, si esta mañana vengo de la floricultura de la beira rio, con cipreses, banderas españolas, alegrías del hogar, menta, que aquí se llama hortelã? ¿Cómo olvidarte si olvidarte sería olvidarme de mí y no me olvido? Si la montaña y el mar son espejo, reflejo uno del otro, y esta mañana y ayer, y tantas tardes y mañanas en estos años todos, pero especialmente en este bendito año de gracia de 2008, el mar de Cabo Branco, en João Pessoa, el mar de Yogananda, el mar de Jesús y de la Divina Madre, el mar me llama, ese antiguo ser, y recuerdo la canción de Serrat (dejé los montes y me vine al mar, porque te quiero a ti), el mar me llama y me voy. Chau, Mendoza, montaña, mar. María Mar. María Mar. Trote, marrr!

Palabras clave: Memoria. Historia. Relatos de vida. Derechos humanos. Amigos. Amor. Saudades. Sentimentos. Brasil. Argentina. Mendoza. João Pessoa. Montaña. Mar. María.

Um comentário:

sacha disse...

Hola Rolando!

Soy Sacha, hijo de Jaime.

Queria conectarme con vos para charlar un poquito

Te mando un abrazo y espero saber de vos.

Sacha

E-MAIL: sachatustra@gmail.com